Posted by: pascalelkhoury | September 26, 2008

las Guerras arabe – israelies

Para comenzar a explicar esta serie de guerras, que se dan en la zona históricamente conocida como Franja Sirio – Palestina, podríamos ir al Imperio Romano, cuando en el siglo II de nuestra era, Adriano decidió destruir Jerusalén y prohibir la presencia de judíos en dicho territorio. Incluso nos podríamos retrasar hasta al Génesis, como intentan hacer algunos políticos israelíes ultraortodoxos. Sin embargo, como pretendemos que incluso los alumnos de 1º de Bachillerato se enteren y quizás no sepan que era el Imperio Romano ni conozcan la Biblia, vamos a comenzar nuestras orientaciones, a partir de la I Guerra Mundial.

Mientras que en los campos de Francia se desangraba toda una generación de europeos, los Aliados pretendían debilitar a los Imperios Centrales a partir de un frente secundario, que alterase el flanco sur de las potencias centrales, además de poder obtener ganancias territoriales a costa del “enfermo” Imperio Turco.

Por esta razón, apoyaron al Sheik de La Meca, para que se levantase contra Turquía, mandando asesores, como Thomas Edward Lawrence, mas conocido por Lawrence de Arabia, prometiéndose desde Londres el apoyo a un reino arabe, aunque tanto Londres como París se estaba repartiendo los despojos turcos, como se vio con la firma del Tratado Sykes – Picot. A esto tenemos que añadir la celebre Declaración Balfour (1917), el cual para obtener el apoyo del Sionismo Internacional, frente a los Imperios Centrales, declaro que el gobierno británico “ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”. El problema era que Palestina pertenecía al Imperio Turco y que ya se había prometido otra cosa a los dirigentes árabes, sin contar por otra parte, con la población palestina.

Una vez que termino la I Guerra Mundial, se dejo de lado los intereses árabes (no los palestinos) dándoles lo que menos interesaba a las potencias a pesar de lo prometido y estableciéndose Gran Bretaña en Palestina, mientras que Francia lo hizo en El Libano a partir de las concesiones de mandatos realizada por la Sociedad de Naciones. A partir de la década de los años 20, ante la cada vez mayor presión de los judíos que llegaban a Palestina, se comenzaran a dar los primeros conflictos entre árabes e israelíes, dándose una serie de ataques terroristas contra la población árabe, los cuales veían a los judíos como una gran amenaza al tener una mejor instrucción. Por esta razón, la administración británica comenzó a regular la llegada de judíos a este territorio, ya que se veía como la tensión era cada vez mayor y podía estallar en cualquier momento. Estas restricciones se dieron en casi toda Europa, incluyéndose los EE.UU. cuando comenzó la II Guerra Mundial, habiéndose podido salvar muchos de los judíos que fueron exterminados en los campos nazis.

Tras el final de la II Guerra Mundial, muchos judíos supervivientes al Holocausto lo habían perdido todo, incluso sus patrias. Era necesario algún tipo de acuerdo para solucionar este problema, además de para acallar las malas conciencias de muchos, al verse que al no admitir la entrada de judíos que huían de los territorios nazis, se les había condenado a muerte. A esto tenemos que añadir que cada vez aumentaba mas la emigración “legal” hacia Palestina desde 1945 y el agotamiento de los británicos, que ya no podían hacer frente a la administración del mandato “otorgado” por la Sociedad de Naciones. Una de las razones del agotamiento, fue la campaña de actos terroristas del Irgum, grupo terrorista de extrema derecha, responsable del brutal atentado contra el Hotel Rey David. Los británicos decidieron abandonar el Mandato el 1 de agosto de 1948.

Sin embargo a partir de 1947 se comenzaron a plantear posibles soluciones diplomáticas como la creación de un estado federal árabe – israelí o la de dos estados con zonas internacionales tanto en Belen como en Jerusalén, aunque los árabes se negaron a aceptar cualquier reparto, ya que basaban su decisión en que no podían admitir las reivindicaciones basadas en concepto místico – religiosos. Sin embargo, la OLP a lo largo de los años 90 del pasado siglo aspiraban a firmar lo que se les ofreció en 1947, cuando ya era demasiado tarde. Los miembros de la extrema derecha israelí como Beguin, que posteriormente firmo la paz con Sadat, opinaban lo mismo que los árabes, pero a la inversa. En 1947, la ONU con el apoyo de los EE.UU. decidió la partición de Palestina tras acabarse el Mandato británico, con 33 votos a favor de la misma, 13 en contra y 10 abstenciones

A partir de 1948, tanto la Haganah, que era una organización de autodefensa, como los grupos terroristas como el Irgun se unieron, comenzando a organizar la defensa del territorio una vez que los británicos salieran de Palestina. De la misma forma, los árabes comenzaron a movilizar a los ejércitos de los países vecinos y a organizar a las milicias palestinas. Se llego a que cuando se concluyo la retirada británica, los judíos controlaban casi todo el territorio adjudicado con la excepción del desierto del Neguev.

Lo que parecía que iba a ser una lucha rápida para los árabes, donde se iba a acabar con la presencia judía en Tierra Santa, sin embargo se convirtió en una triunfal guerra de supervivencia, donde Israel venció a fuerzas enemigas superiores de Siria, Transjordania, Libano y Egipto. En este triunfo fue muy importante el uso de las fuerzas aereas y el espíritu de cuerpo, ya que tenían la sensación de que si perdían, se volvería a repetir el Holocausto. Como plantea el profesor Oren, Israel vive en una dualidad continua, donde se combina la confianza en ellos mismos, con la paranoia de que un fracaso seria el fin de Israel. (OREN, M.: La guerra de los seis días, Barcelona, Ariel, 2003). Debemos recordar que el Gran Mufty de Jerusalén se pronuncio a favor del total exterminio de los judíos.

Sera en este momento, a partir de 1948 y en las semanas previas al inicio de la guerra, cuando se inicie la salida de la población palestina, ocasionando una serie de problemas en los países acogedores, siendo posiblemente el mejor caso de estos, la situación de Hussein de Jordania frente a los palestinos. Esta primera guerra, la de 1948, ocasiono aproximadamente el 1% de la población israelí en bajas.

La segunda de estas guerras, se dio en 1956, en connivencia con Gran Bretaña y con Francia, ya que querían asegurar el control del Canal de Suez, al verse la política egipcia como una amenaza para sus intereses, al pretender nacionalizar dicha vía marítima. A esto tenemos que añadir que Egipto bloqueo los estrechos de Tirat, por los cuales se bloqueaba el acceso al puerto de Eilat, que era la salida israelí al Mar Rojo.

Tropas de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) avanzaban por el Sinai ocasionando la retirada de las tropas egipcias, aunque posteriormente desde El Cairo se vendió como una retirada estratégica. Con la excusa dada por los israelíes, tropas anglofranceses intervinieron en el canal. Esta operación fue la demostración que las potencias europeas no pintaban nada en el nuevo mundo bipolar, ya que tanto desde Washington como desde Moscu se presiono para una retirada de tropas, llegando a amenazar el Kremlin con usar armas nucleares contra Israel si este no se retiraba. Se firmo un armisticio y se establecieron tropas de la ONU (UNEF – Fuerzas de Emergencia de las Naciones Unidas) en el Sinai para evitar una nueva guerra.

La Tercera de estas guerras, fue la de 1967, conocida como la Guerra de los seis días en Occidente y en Israel o como “el contratiempo” en el mundo árabe. Desde 1948 la propaganda contra Israel era continua, usándose la situación miserable de los refugiados palestinos como arma frente a Israel y además, como ataques frente a lo que eran llamadas “monarquías reaccionarias”, frente a las Socialistas Egipto y Siria. De esta manera, todos los gobernantes árabes, aunque mantuvieran contactos secretos con Israel, públicamente tenían que mantener una política agresiva contra dicho estado, a riesgo de ser asesinados por sus propios ciudadanos.

Este apoyo árabe no solo era verbal, ya que desde 1964 había un nuevo actor en esta película, que era la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) que llevaba ataques terroristas desde Siria y desde Jordania, ocasionando que tropas israelíes entraran en sendas operaciones de castigo tanto en Siria como en Jordania. Egipto pretendía unir a todos los países árabes contra Israel, ya que era lo único que tenían todos en común. Egipto pidió a la ONU que evacuase la UNEF e inmediatamente tomo posiciones en el Sinai, bloqueando de nuevo el puerto de Eilat, sin reconocer los derechos de paso marítimo. Israel pidió apoyo a los EE.UU. los cuales no quisieron implicarse en una nueva guerra, salvo que Israel fuese la atacada, por lo que el gabinete de Eshkol decidió lanzar un ataque preventivo, que en menos de 48 horas acabo con el ejercito egipcio y respondió al ataque jordano, a pesar que se había pedido la no intervención de Hussein en la guerra. Para acabar la campaña, se lanzo una ofensiva sobre los altos del Golan sirios.

Se llego al caso que mientras que EE.UU. bloqueo el envio de armas compradas por Israel antes de la guerra, la URSS mando nuevos aviones para compensar las perdidas egipcias y cuando se vio el colapso de su fiel aliados sirio, se amenazo con una intervención directa contra Israel, mientras que EE.UU. intentaba obtener un alto el fuego.

Una vez que concluyo esta guerra, desde el gabinete israelí se planteo devolver todos los territorios conquistados, salvo la parte oriental de Israel, a cambio de tratados de paz reales con sus vecinos. Este era el espíritu de la famosa resolución 242 de la ONU, donde se establece el principio de paz por territorios, que llevo a cabo Beguin como primer ministro en 1978 con Egipto y Rabin con la OLP hasta que fue asesinado por un miembro de la extrema derecha israelí que considero a este político un traidor a Israel, cuando el primer ministro era perseguido por los británicos por terrorista y era el Jefe del Estado Mayor que venció a los árabes en 1967. Sin embargo se dio un fuerte debate dentro del gabinete israelí sobre si era conveniente llegar a estos acuerdos de paz o era necesario crear un sistema de defensa avanzado frente a una nueva guerra, colonizando estos nuevos territorios. Por desgracia, fue esta ultima linea la que acabo por triunfar, considerándose tanto a Rabin como a Sharon traidores a Israel, cuando plantearon la retirada de los territorios de este gran Israel defendido por los ultraortodoxos, que sin embargo están exentos de impuestos e incluso de servir en las FDI.

A partir de la negativa de Israel de devolver estos territorios, la OLP llevara a cabo una progresiva campaña de actos terroristas contra Israel y sus intereses y aunque oficialmente esta campaña era solo en territorio israelí, se apoyo extraoficialmente ataques terroristas fuera de Palestina, siendo el mas conocido el de los JJ.OO de Munich en 1972.

Para finalizar este articulo, pasamos a la Guerra del Yon Kippur en 1973. El Yon Kippur es la fiesta mas importante del judaísmo. A pesar de que desde diversos amitos de inteligencia se advertía de un posible ataque masivo árabe durante esas fechas, la ofensiva árabe pillo desprevenidas a las FDI. Las tropas de Egipto lanzaron una ofensiva sorpresa cruzando el canal de Suez, a pesar de las defensas israelíes y Siria ataco las posiciones israelíes en El Golan. En los primeros momentos de la guerra, los árabes lograron la ventaja táctica y la iniciativa. Sin embargo, en esta ocasión los EE.UU. si apoyaron a Israel, que ahora si era vista como la agredida y no como la agresora, como sucedió en 1967, por lo que se envio ingente material bélico, que contrarresto el enviado por la URSS. De esta forma, se logro recuperar la ventaja táctica y de nuevo fueron derrotados los ejércitos árabes por los Israelíes, a pesar de volver a luchar en dos frentes. La reacción de los países árabes en esta guerra, fue subir el precio del petroleo para dañar las economías occidentales, sin darse cuenta que el efecto rebote les iba a afectar a ellos también.

Consecuencias de estas guerras fueron el incremento territorial de Israel, aunque devolviese el Sinai a Egipto en 1978 y se diera la “autonomía” a los palestinos en Gaza y Cisjordania. Otra consecuencia fue la necesidad de la intervención tanto de EE.UU. como de la URSS en este sector para apoyar o frenar a sus “peones”; la dependencia de toda la economía desarrollada del petroleo y la pasividad de la comunidad internacional acerca de los refugiados palestinos, que en Israel tienen unas condiciones de vida penosas, pero que también han sido abandonados, perseguidos y masacrados por el resto de los países, como sucedió con Hussein de Jordania o como sucedió en El Libano, viéndose a las tropas israelíes como libertadores frente a la poderosa OLP, que controlaba el país y viéndose como la Falange Cristiana, con la vista gorda de Sharon como ministro de defensa, realizo la matanza de los campamentos de refugiados de Sabra o Shatila o la utilización retorica de la causa palestina contra occidente, como realizo Saddam Hussein en 1990


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: